Publicitando la absurda realidad

11188464_1004296302927730_5450286551767891238_n

Una de las vergüenzas que arrastramos como humanidad es permitir que, mientras una parte del mundo se preocupa de crear a su alrededor un entorno a medida donde el valor de las persona esta directamente ligado a posesiones y símbolos externos, otra literalmente se muere al no tener cubiertas las más elementales necesidades. Su único pecado es haber nacido en lugares olvidados de la mano de la llamada sociedad de confort. Algo tan involuntario como el lugar de nacimiento determina la vida y, en el caso de millones de personas, también la muerte sin atender a más consideraciones. Impasible, el mundo continúa moviéndose por principios tan absurdos como la desmedida necesidad de consumir, el despilfarro incontrolado o los intereses económicos de unos privilegiados que han hecho del dinero su religión particular.

11150712_1004296216261072_6437609144655378121_nLa situación no es nueva y se perpetúa en la historia para bochorno de todos. Hemos aprendido a convivir con ella y apenas nos afecta hasta que alguien o algo nos toca la fibra sensible y reaccionamos o no, que de todo hay. Por eso las campañas de concienciación no son solo importantes sino necesarias, El hacer visible la existencia de quienes perdidos en la distancia luchan por sobrevivir en un mundo hostil y desprotegido, provoca reacciones que, a años luz de paliar el problema, consiguen una ayuda siempre bien recibida.   .

Estas impactantes fotos firmadas por la organización Checa “People in Need”, realizadas en el 2007, mantienen su fuerza a pesar de los años transcurridos. A través de las imágenes, la agencia Saatchi & Saatchi, obliga al espectador a tomar conciencia del valor monetario de algunas necesidades básicas frente a las ficticias de una economía materialista como la nuestra.

11196319_1004296189594408_8628665936900371159_nLa convivencia de dos realidades antagónicas y demoledoras por su coexistencia temporal, se ve reforzada por la presencia de modelos que representan lo diferente, humanizan la desigualdad, ponen rostro a una lejana realidad. Premiada en Cannes Lion 2007, huye de cualquier artificio más allá del contraste de dos mundos que hablan distintos lenguajes y se mueven por necesidades dispares.

La crisis que aún se cierne sobre nuestras cabezas ha venido a recordarnos la fragilidad del estado de bienestar y la falta de inmunidad ante la adversidad. Afrontar esta nueva situación, ha sacado a la luz respuestas que muestran la mejor cara de la condición humana, sensibilizando a un sector de la sociedad frente a la injusticia y la desigualdad. Sin duda  todo es poco así que nunca está de más desempolvar estas hermosas y reivindicativas imágenes.

Operación cebolla

La llegada de la primavera nos enfrenta a la exposición que conlleva desprenderse de las capas, escudo ante miradas, que nos han protegido durante el crudo invierno.

La pérdida de la coraza invernal deja al descubierto la proliferación de tejido adiposo y acolchamiento degenerativo desarrollado en la oscuridad, alimentado por largas sesiones de sofá, gran acopio de carbohidratos y la estricta aplicación de una plácida benevolencia ante la debilidad humana.

Resulta difícil comprender el grado de enajenación necesario para convivir con tu cuerpo sin ser consciente de cuanto en el acontece. Una se pregunta hacia dónde miraba para no ver todo lo que ahora salta a la vista, no solo en la intimidad del hogar, sino en el mundo exterior que de repente se llena de inoportunos espejos y acusadores cristales que devuelven una imagen distorsionada de la recordada .

Mejor no hablar de las dificultades para enfundar la ropa rescatada de temporadas pasadas que se antoja ajena vista las dimensiones o enfrentarse a la estampa de las lorzas abdominales sobre visibles cinturillas tras la supresión de protectoras prendas de punto que todo lo envuelven.

En qué momento se perdieron las costumbres alimenticias saludables para caer en perniciosos hábitos que requieren un período de desintoxicación y abstinencia hasta desengancharse. Qué hemos hecho con el tiempo desde que dejamos el gimnasio en las fiestas navideñas hasta cruzarnos con las procesiones de Semana Santa en estos cálidos días.operacion-bikini

Aturdida por el impacto visual de la primavera circundante pese a los reiterados avisos publicitarios, una busca refugio la sabiduría popular, la orientación de revistas de moda, siempre prestas a alentar y rentabilizar la insatisfacción y el gimnasio más entretenido. Exfoliación, hidratación, tonificación, manicura, pedicura, depilación, tratamientos mil ………… Todo un derroche léxico y económico para poner en práctica programas de puesta a punto estandarizados como necesarios a la hora de alcanzar el nivel óptimo para lucir cuerpo y estilo bajo el sol.

Si bien es evidente la necesidad de tomar medidas encaminadas a frenar la caída al vacío emprendida a golpe de vagancia y dejadez, una no puede evitar preguntar para qué ni tampoco aventurar una contestación: Aunque no podemos pretender ser quién no somos tampoco dejamos de intentarlo.

La personalidad como modelo

El mundo de las publicaciones, supuestamente femeninas por su temática, y las redes sociales, andan revueltas estos días con la última campaña de Céline. El motivo no es la nueva colección primavera 2015, la causante de infinidad de reseñas y comentarios es la elección de las tres modelos protagonistas, con la novelista octogenaria Joan Didion como principal imagen. A distancia, con una repercusión infinitamente menor pero aún así importante, sus dos compañeras en esta empresa, la bailarina de ballet de la Ópera de Paris, Marie Agnés Gillot y una anónima adolescente con orejas de soplillo llamada Freya Lawrence.Céline blog 1

Sin pretender generalizar, al menos todas las reseñas que han caído en mis manos, están firmadas por mujeres. En el texto, una mezcla peculiar. Sorpresa por la elección, una anciana exhibiendo el paso del tiempo con evidente orgullo. Aplauso por el hecho y ríos de tinta para intentar dar una explicación más allá de lo evidente. Han sabido captada la atención mediática y de qué manera.

La idea de nutrirse de modelos reflejo de la realidad, olvidando a las escasas poseedoras de medidas y rasgos casi perfectos o a las popularmente admiradas it girls, esas elegidas, no se sabe muy bien por quién, cuyo oficio y beneficio es exhibirse en el lugar adecuado, en la mejor compañía.

La elección de la personalidad como valor objeto de superior admiración más allá de tallas o formas, no es tan novedoso como suponemos. Ya el gran maestro Balenciaga fue criticado por sus modelos, consideradas por “muchos” como no suficientemente guapas e incluso mayores en algunos casos.

Mostrar lo mejor de cada uno es, sin duda, la gran misión de la moda más allá de tendencias perecederas. Cuando una cumple años apuesta, cada vez más, por aquello que le sienta bien, ayudándole a proyectar una imagen fiel así misma más allá de disfraces por muy a la moda que estén.

Sin embargo, las grandes firmas siguen apostando por una imagen que, supuestamente, no gusta al sector femenino que ve cómo la efímera juventud y una malsana perfección, en la mayoría de los casos, triunfa más allá de cualquier lógica. Son muchas las voces que se alzan a la hora de denunciar semejante manipulación, aunque de forma un tanto frustrante porque a pesar de ello, nada cambia en este mundo.

Lo realmente sorprendente es que el destinatario final de esta publicidad es la propia mujer. Un contrasentido si nos paramos a pensar. ¿Por qué seguimos comprando aquello que muestra una mujer que en nada se identifica con nosotras? ¿Por qué rechazamos sistemáticamente imágenes que hablan del paso del tiempo, de la imperfecta realidad circundante de la que somos partícipes? ¿Por qué seguimos metidas en un juego dañino para la autoestima de la inmensa mayoría?Céline blog 2

Vicky Martín Berrocal, una pica en Flandes.

El calendario de Campari, icono de estilo y elegancia, está creado en base a mujeres esculturales, cuidados estilismos bajo el prisma de un fotógrafo de lujo. Como guinda para darle la exclusividad que lo haga deseable, una tirada mundial de 9.999 copias.

Para celebrar el quince aniversario, la protagonista elegida Uma Thurman recorre el mundo de fiesta en fiesta de la mano del prestigioso fotógrafo de moda Koto Bolofo.  Este “ciudadano del mundo” como el mismo se define nació en Sudáfrica en 1959, creció en el Reino Unido y actualmente vive en Francia. Ha trabajado para Vogue, Vanity Fair y GQ además de hacer campañas para Vuittón, Don Perignon o Hermés.

Uma luce diseños de Versace, Pucci, Vivienne Westwood, Stella McCartney, Zac Efron y Alberta Ferreti mientras en su particular viaje, reproduce el solsticio de verano desde Stonehenge, celebra el Año Nuevo chino, el Hanami japonés, el Fin de Año en Brasil, acude a los grandes festivales de música de Zanzíbar o al de las Calaveras de Nueva Orleans, se marca un tango, revive las regatas venecianas, las carreras de caballos de Melbourne y los fuego artificiales sobre el Rin.

En medio de todo ese lujo, La Feria de Abril pone el punto español y Vicky Martín Berrocal el vestido de faralaes. Ahí es nada para la diseñadora sevillana que ni en el mejor de sus sueños se habría imaginado compartir cartel con los grandes de la moda. Según sus palabras  “Es el traje de su vida y no lo vendería por menos de 5.000 o 6.000 €”. No aclara en donde estriba la diferencia pero tampoco importa.

Según ha reconocido la propia Thurman, ”esta es una de las imágenes más fuertes y poderosas del calendario”. Personalmente no la acabo de ver. Miro la foto y tengo la sensación de que está a punto de caerse, tanto la posición de los brazos como del cuerpo me parece anti natural y falta de elegancia. Además, la espectacular cola entre las piernas queda rara. Como si se tratara de una gran lengua centra toda la atención e incluso se come la imagen de la actriz.

Cuestión de gustos.

la_vuelta_al_mundo_en_12_meses_por_uma_thurman_y_campari_427822696_335x

Mis preferidas

noviembre Abril