El NO positivo

No importa cuanto se lea sobre el tema de la violencia de género, nada es comparable con el hecho de encontrarte cara a cara con un víctima de malos tratos, la intimidación y el miedo. Conocer de primera mano su experiencia, la caída al vacío de la soledad más punzante, la sin razón justificada, la humillación disfrazada de expiación, el dolor escondido en la trastienda del corazón, es sobrecogedor.

Foto: Mercedes De Soignie

Foto: Mercedes De Soignie

Cuánto daño infligido por crueles desequilibrados parapetados tras elegantes trajes, respetables vidas y sólidos principios a los que se les llena la boca hablando de un supuesto amor, esgrimiendo ficticias buenas intenciones autoproclamándose brazo ejecutor a la hora de expiar cuestionables pecados ajenos.

Con el tiempo, el mal se enquista y expande por cada rincón de la mente, minando el respeto y la dignidad del maltratado, sembrando la duda sobre la necesidad de castigo o humillación. El perdón se perfila como tabla de salvación cuando en realidad, no es más que otra arma en las hábiles manos de un desalmado insaciable.

A golpe de lagrimas y actos redentores, la certezas se convierten en dudas, se trastoca la realidad y nada es, solo parece.

Salir de este infierno, reunir fuerzas para enfrentarse al violento erigido en verdugo justiciero requiere valor, fortaleza y aprender a quererse. Lejos de acabar ahí el infierno, aún será largo el camino de la reconstrucción, de la superación que no se completará hasta reconocer el calvario vivido, el profundo daño infringido.

Todo empieza por decir NO, una palabra valiente, osada y, frente a lo que algunos piensan, positiva y constructiva llegado el caso. Numerosos son los logros conseguidos a lo largo de la historia, pública y privada, cimentados en ella, alcanzados por quienes lucharon por defenderla. Tradicionalmente catalogada como negativa en su interior lleva un aspecto positivo que habla de carácter, creencias y determinación. Acompañada de una excusa nunca es una respuesta sino una evasión y en ocasiones, simplemente un torpe intento de no herir.

En contraposición, el positivo si puede ocultar sometimiento, humillación, abnegación, miedo, resignación ….. Un No conlleva dosis de valor para enfrentarse a lo indeseado, es el contrapunto a la claudicación implícita en un silencio o en una afirmación impuesta. En ciertas circunstancias supone compromiso, lealtad a principios, ideas o sentimientos, fidelidad, empoderamiento, acción que no implica infravalorar a los demás. La capacidad de decir NO libremente lleva intrínseca independencia, respeto, dignidad, en definitiva, un futuro mejor.

Anuncios

Filosofía de vida

Dónde quedarán los hoy perdidos,

Los mañana sin vivir,descarga

Dónde morirán los sueños olvidados,

Las ilusiones abandonadas

Dónde irán los recuerdos

Cuando nuestro nombre solo sea uno más

Tal vez Oliver Sacks no sea tan conocido como cabría esperar, pero este profesor emérito de neurología en la Universidad de Nueva York, es autor, entre otros títulos, de “Despertares”, conocido por la adaptación cinematográfica protagonizada por Robin Williams, “Un antropólogo en Marte” y “El hombre que confundió a su mujer con un  sombrero”.

Hace nueve años le extirparon un extraño tumor ocular que no suele producir metástasis. Hoy es noticia al hacer público que padece un cáncer terminal, “Mi suerte ha acabado”. A sus 81 años Oliver piensa afrontar los últimos meses de vida: “ de la manera más rica, profunda y productiva posible”. Esta decidido a “profundizar en la amistad, decir adiós a quienes ama, escribir más, viajar si tiene fuerzas y adquirir nuevos niveles de comprensión y sabiduría”.

Y una no puede evitar sentir admiración por su valentía, no exenta de miedo como el mismo reconoce, pero tal vez por ese motivo aún más admirable. Afrontar el final sin caer en lamentos y recriminaciones cargados de desesperación, para valorar objetivamente el hasta aquí: “Haber sido un ser sensible, un animal pensante en este hermoso planeta fue un enorme privilegio y aventura”, nos hace pensar, no ya en el camino andado sino sobre el que aún queda por delante y en cómo recorrerlo …….

Los recuerdos de quienes se quedaron en el camino evidencian los huecos dejados en el corazón. Las ausencias de compañeros en algún momento del viaje, no siempre tan presentes como debieran simplemente por perezosa dejadez, la desidia a la hora de gestionar tiempo y posibilidades, delatan la inconsciencia de quien vive ajeno a la caduca realidad de la existencia. No pensar en ella nos impide dar el verdadero valor de cuanto acontece y rodea. Un error que lejos de ser beneficioso trae consigo irreparables consecuencias, en la mayoría de las ocasiones.

Mi yo, único y solitario, finalmente encontrará su camino a fuerza de vivir su propia vida hasta saber vivir su propia muerte.