¡¡¡Feliz Año Nuevo!!!

A la luz de las velas en la noche más vieja, los cuartos previos a las campanadas suenan a pereza. Un vano intento por retrasar lo inaplazable, por llenar un silencio con aires de despedida, un pequeño puente entre el ayer y el mañana que conlleva dudas y vacilaciones, dando la oportunidad de equivocarse antes de empezar.

Doce campanadas para otros tantos deseos. Unos, viejos conocidos y algunos, recién adquiridos. Todos, alimento de expectativas que hablan de inquietantes realidades.

Doce campanadas para animar sueños de alta velocidad y baja resolución, para fundir sentimientos y vanidades con la alegría propia de la banalidad de un mundo artificial.

Reparos, remordimientos y demás incomodidades del alma no han sido invitados a la ruidosa celebración y permanecen a la espera en la fría noche de un año caducado.

Atragantados por la abundancia de brillos y excesos, al levantar la copa en el gran brindis, busco con la mirada hasta descubrir su silenciosa presencia…..

Allí esta, nos conocemos desde hace demasiado tiempo y aunque no fue fácil admitir sus reproches y exigencias, son ya muchos años compartiendo tropiezos y caídas. Ha sido una larga historia, un abrupto camino hasta llegar a coexistir y admitir nuestro respectivo papel.

Deseando que la vida no nos quite la ilusión de vivir, la oportunidad de seguir y la posibilidad de compartir, mirando fijamente a la piedra con la que sigo tropezando una y mil veces, os deseo ……

¡¡¡FELIZ 2015!!!

IMG_2159