En breve con ……….. Marianne Williamson

11160220_10152860665765875_1246189022_n“Nuestro temor más profundo no es que seamos inadecuados. Nuestro temor más profundo es que somos excesivamente poderosos.

Es nuestra luz, y no nuestra oscuridad, la que nos atemoriza. Nos preguntamos: ¿quién soy yo para ser brillante, magnífico, talentoso y fabuloso? En realidad, ¿quién eres para no serlo?” ……

Hacerte el pequeño no le sirve al mundo.

No hay nada iluminado en disminuirse para que otra gente no se sienta insegura a tu alrededor.

Marianne Williamson

Anuncios

Claro oscuro

Mañana, quién recordará el ayer sin futuro, los nombres de los que se fueron y el hoy de los que ya no estarán.

En la oscuridad de la noche, las almas salen en busca de alimento mientras los cuerpos anhelan conocerse. A la luz de la luna, los solitarios esgrimen razones para afianzar su soledad mientras los soñadores ansían encuentros en un vago intento por olvidar que mañana el sol también saldrá.

Como en un teatro de diferentes escenarios, las secuencias se desarrollan al unísono mientras la música vibra en el aire. Los latidos, acompasados con los ritmos del corazón y la percusión del ambiente, crean historias sin aparente principio ni final. Los personajes, partícipes de fútiles momentos de reluciente engaño, encadenan sus vidas en una absurda consecución de idas y venidas sin nexo o unión.

Con la cadencia de una repetición, las copas se suceden al igual que conversaciones y encuentros. Nada importa más allá de la realidad de cada uno en un egocéntrico ejercicio fruto de la necesidad de sentirse protagonista aunque tan solo sea de la propia vida. Vano intento de alcanzar una cierta notoriedad que haga olvidar la absurda insignificancia de la caduca y efímera existencia.

Foto: Sara Castaño - Pemberley

Foto: Sara Castaño – Pemberley

La luna sale tras las nubes para desvelar a los iluminados. Almas supervivientes de penumbras, vividores de mañanas, soñadores con pasado, seres anónimos de brillante interior sin afán de exhibición. Apenas una mirada les descubre, una sonrisa les delata ocultos entre las sombras del camino.

El golpe de los complementos

Fotos: Sofía Alvarez

Fotos: Sofía Alvarez

La idea era hacer un desfile diferente, un montaje que enganchara al público, cómodamente sentado en amplios sillones de un improvisado front row, mientras contemplaban y disfrutaban con las propuestas de las diferentes firmas de complementos participantes y de un auténtico espectáculo.

El escenario, un conocido bar situado en una primera planta. Escaleras en ambos lados y una barra, de extremo a extremo, ocupando la mayor parte del espacio principal.

La historia, un robo perpetrado por elegantes y profesionales bailarinas de ballet, luciendo el preciado botín sobre su piel iluminada por potentes linternas en medio de la oscuridad.

La tensión del momento al son de la música instrumental. Una cuidada selección de grandes temas de la historia del cine, donde la intensidad y ritmo sugieren la siguiente escena, marcando las diferentes coreografías, sorprendentes, elegantes, originales.

DSC_0093 DSC_0115 DSC_0154 DSC_0106 DSC_0100 copia DSC_0152

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Finalizado el golpe, jugando con la intensidad y color de la luz para cambiar el ambiente,  suena la inolvidable banda sonora de Desayuno con Diamantes compuesta por Henry Mancini. Un momento para la nostalgia sin olvidar el lujo de vivir.

DSC_0210 copia