Regreso a las aulas

Volvía a la universidad después de varias vidas, dos hijos y muchos años. La jornada comenzó cuando, dispuesta a coger el transporte universitario, la realidad se encargó de recordarle que los autobuses no esperan e incluso son puntuales.

En un intento por ahorrar tiempo, totalmente desafortunado, cambió de línea y acabó, media hora después, sentada encima de una rueda con las piernas a la altura de la barbilla. La segunda parte del trayecto no fue mejor. Tras una nueva espera, cuando finalmente alcanzó la puerta del autobús pudo oir al conductor anunciando que estaba lleno. Resuelta a no dejarse amilanar e ignorando el comentario, a fuerza de empujar demostró  fehacientemente  cómo aún había sitio.

Una vez en el campus, gracias a las amables explicaciones de varios estudiantes, llegaba a la facultad destino del largo y agotador viaje. Cansada de interactuar con desconocidos, deambuló por pasillos y plantas con cara de saber hacia dónde dirigirse, si realmente existe esa  cara, hasta toparse con la ventanilla de información donde, resignada, decidió preguntar. Finalmente con tres cuartos de hora de retraso conseguía entrar en clase.

Mientras sosegaba el espíritu observó a sus compañeros, tremendamente jóvenes, sobradamente preparados, mientras analizaba los diferentes code dress femeninos. Pocas horas antes, frente al armario, había elegido cuidadosamente su indumentaria, procurando imprimir un aire jovial a su imagen, consciente de la diferencia de edad respecto al resto de compañeros y del carácter desenfadado de las aulas. Ahora tenía enfrente a mujeres que no habían dudado en calzarse considerables tacones, utilizar el animal print o estructurados conjuntos recién sacados de un egoblog. Realmente la edad permite ciertas licencias pensaba, recordando como instalada en la veintena se vestía con ropa impensable en la actualidad. Entonces no le preocupaba aparentar más edad y ahora, era un pensamiento recurrente. El aspecto juvenil solo se pretende y estudia cuando careces de juventud, sentenciaba centrando finalmente la atención en la clase .

FOTO: Mercedes De Soignie

FOTO: Mercedes De Soignie

 

Anuncios

Cuestión de estilo

Asociar sistemáticamente moda, elegancia y juventud, induce a una carrera desenfrenada, la mayoría de las veces, en sentido contrario a nuestros deseos cuando no a nuestras realidades.

La moda es apasionante, egocéntrica y adictiva pero nunca debe ser esclava. Interesa conocerla en tanto en cuanto la utilicemos en nuestro beneficio. Las tendencias deben estar al servicio de la persona no al revés.

En cuanto a la elegancia, emana del interior, habla de estar a gusto con uno, de sentirse bien en nuestra piel pero también tiene relación con armonizar la imagen a la personalidad.

La juventud, el mejor producto vendido en la historia, poco o nada tiene que ver con este último concepto. No es esta una cualidad de las más jóvenes dado el grado de conocimiento personal exigido. Estamos empeñamos en defender la juventud como sinónimo de belleza exclusiva, un carísimo error que nos cuesta superar con el beneplácito de las industrias que lo alimentan.

image012-782070

Bienvenid@s a bordo

Yo y mis circunstancias

sar_37321.jpg

En un mundo creado y destinado para los más jóvenes, a partir de los 45 el mejor alago que te pueden hacer será reconocer lo bien que te conservas o lo joven que pareces. Ciertamente intento conservarme lo mejor posible pero sin renunciar a otros aspectos de la vida supuestamente destinados para los alegres jóvenes del momento. Tal vez sean banales algunos, quizás poco maduros o serios otros pero, qué más da si nos apetecen o interesan

Me conozco bien, se lo que quiero pero estoy abierta a nuevos hallazgos y descubrimientos. Nosotras decidimos.

La moda es un mundo apasionante para ser utilizada en muestro propio beneficio, será una gran aliada en todo momento, en cualquier ocasión. Encontramos miles de productos en el mercado pero necesitamos conocer los que van más allá de imposibles promesas de juventud.                                             Hay tantas mujeres interesantes a nuestro alrededor que han hecho del vivir su gran pasión más allá de la edad .……

Todo lo encontrareis aquí sin perder de vista nuestra realidad.

¡Seamos nosotras mismas!