Bailando bajo la lluvia

Cansada de esperar el final de la tormenta,

saltó directamente a los charcos y

bailó al son de los truenos.

Sin ira ni resentimiento reconoció,

La fuerza de saber,

La ilusión de creer,

El empeño del que quiere ….

Salpicando a su paso,

Empapada que no mermada,

Caminó ajena a la hostilidad

Sintiendo firmeza en el interior.

Al fin dejó de luchar contra el reloj,

Sabedora de que los abandonos no siempre son derrotas,

Y algunas pérdidas son auténticos triunfos.

Continuó la tormenta,

Infinitos rayos surcaron el cielo plomizo

Iluminando el hermoso paisaje del camino,

Truenos estruendosos compusieron un desgarrador blues,

La incesante lluvia resultó una cálida compañía y

Los profundos charcos entretenidos escollos.

descarga