En breve con ……. Ángel González

“Te llaman porvenir porque no vienes nunca”.

Foto: Rebeca de Soignie

Foto: Rebeca de Soignie

“Aquí no pasa nada, salvo el tiempo”.

“Eso Era Amor…

Le comenté:
-Me entusiasman tus ojos.
Y ella dijo:
-¿Te gustan solos o con rimel?
-Grandes, respondí sin dudar.
Y también sin dudar
me los dejó en un plato y se fue a tientas”.

“No fue un sueño, lo vi: la nieve ardía”

“Ninguna era tan bella como tú durante aquel fugaz momento en que te amaba: mi vida entera”.

“Allí, en la esquina más negra del desamparo, donde el nunca y el ayer trazan su cruz de sombras, los recuerdos me asaltan”.

Anuncios

La casa de la Libertad (II)

…..

Al caer la noche, el crepitante fuego daba un nuevo aspecto a la vivienda. Era entonces cuando la casa mostraba su imagen más cálida y acogedora, a pesar de ser la hora en que con mayor intensidad podían oirse sus quejidos y lamentos. Claramente percibíamos los ecos del paso del tiempo, la sonora vejez de la estructura, la jadeante respiración del ayer intentando alcanzar al hoy, mientras el mañana se escapaba por las rendijas de las ventanas.

Aún cuando creíamos conocerla como nadie, nos sorprendía desvelándonos algún nuevo secreto. Un día, después de llevar años viviendo entre sus paredes, descubrimos en los bajos una pequeña puerta hasta entonces desapercibida. No fue fácil abrirla y cuando finalmente lo conseguimos, una marea negra y pestilente nos alcanzó. La dejamos vaciarse y al entrar descubrimos, entre asombrados e ilusionados, muebles antiguos llenos de porquería tras estar, quién sabe cuántos años, sumergidos en estancadas aguas. Los recogimos, dejamos secar, limpiándolos con esmero y cuidado. Una tarea ardua y laboriosa pero entusiasta. A cada golpe de lija, la belleza de los torneados, la calidad de las piezas, nos recordaban el valor de las cosas bien hechas, de los trabajos esmerados.

Finalmente pudimos rescatar un ábaco sin números, los barrotes de un dosel y algún dintel de ignorada procedencia. Los pequeños tesoros pasaron a integrar la ya de por si peculiar decoración, añadiendo nuevas historias a las nuestras.IMG_2145

Con los barrotes a modo de marco hicimos un cuadro con la blanca pared como motivo central. Contemplarlo era una invitación a la imaginación, una evasión. Muy cerca, el ábaco sin números atraía la atención … ¿Qué significaba aquel trozo de madera lleno de agujeros? , ¿¿ Y las cuentas de madera?, ¿Quíen habría aprendido aritmética con él?

Formaban un bonito conjunto. La imaginación les unía y nosotros la utilizábamos para descifrar historias aún no desveladas. Números y palabras unidos en el mismo mundo, bajo el mismo techo. Cotizada adquisiciones para un entorno mágico.

……

IMG_2143

 

 

Desmemoriados con sentidos

Foto: Mercedes De Soignie

Foto: Mercedes De Soignie

Existen cronistas del pasado y desmemoriados, personajes de selectivos recuerdos capaces de recuperar tan solo retazos del ayer, instantáneas sin aparente hilo conductor, detalles absurdos en el contexto de las historias que sin embargo encierran en si mismos la esencia de momentos y sensaciones.

Revivir instantes pretéritos, traer al presente personas o tiempos, que no por pasados fueron mejores, ayuda a entender el hoy, a mirar desde otra perspectiva.

Los desmemoriados poseen recursos externos para capturar imágenes, palabras y percepciones aparentemente invisibles pero en realidad solo escondidas a la espera de ser descubiertas. Son amantes de la música, el arte, colores u olores. Atesoran mecanismos varios capaces de atravesar el muro del olvido, para provocar la reacción en cadena de emocionarse con los demás, vivir otras vidas, sentir la magnitud del yo en minucias del entorno.

Son adictos a la provocación como alternativa para recuperar lo que fue y por consiguiente está. Se enganchan a dejarse llevar por recuerdos o sueños, que no siempre está claro el límite ni la definición de fronteras entre uno y otro. Hermoso tiempo donde cada gesto se interpreta según la necesidad no exenta de deseo, motor de sentidos, fruto de anhelos .

Suena una vieja melodía para desmemoriados soñadores, vividores sin recuerdos, ayeres sin futuro, mañanas con presente.