Hasta el amanecer

Algunas cenicientas buscan Louboutin en lugar de frágiles zapatos de cristal,

saltan charcos de Mare y pasan por la vida como la marea.576683_10201387173749861_1792496862_n

Su destino es un lugar, en algún mundo, donde cobijen,

miradas sin fronteras,

balas perdidas,

buscadores de perlas

y otras gentes de mal vivir.

Calientan sus almas a la luz de la luna apurando copas,

explorando el universo de las sensaciones,

conquistando palmo a palmo la piel que les envuelve.

Poco a poco se incorporan caras desconocidas alrededor,

la música da la bienvenida a los habitantes de la noche.10302517_10203918179783430_408378921426469546_n

Y desde aquí

Brindo por quienes se pasaron al lado sensitivo del mundo,
maestros en el arte de vivir,
románticos en peligro de extinción,
soñadores con insomnio
y toreros de salón.

Brindo por los seguidores de blues, opera italiana,
baladas en cualquier idioma,
clásicos sin escrúpulos e
hijos del Rock and Roll.

A esta ronda, invito yo.

Anuncios

Sin tiempo que perder

Foto: Mercedes De Soignie

Foto: Mercedes De Soignie

Planes aparcados, ideas pospuestas, visitas previstas, encuentros aplazados, comidas sin día, copas a la espera de lunas propicias. La lista creció durante años hasta aquel amanecer cuando, poco antes de salir el sol, la certeza se abrió camino entre los sueños.

El tiempo de esperar, posponer o dejar para más adelante, llegaba a su fin. No había nada traumático en la afirmación, apenas un sobresalto, un leve suspiro melancólico y el férreo convencimiento de vivir el momento.

Siempre le gustaron las certezas incluso cuando ignoraba qué camino tomar para su consecución. Al final aparecen, incluso en ocasiones, son ellos lo que te encuentran. Tal vez no sea fácil, probablemente; requiera determinación, por qué no; suponga riesgos, bendita inquietud; precise pasión, embriagadora sensación; exija un precio, uno más; te empuje al abismo, mortal zona de confort.

El fracaso nunca dependió exclusivamente del objetivo porque no siempre es este el fin. A veces solo supone un comienzo, un nuevo rumbo a seguir.

Esa mañana exigía empezar a andar sin posibilidad de un más tarde, otro día o un tal vez. El futuro ocaso marcaría un tiempo sin retorno donde descubrir una bienvenida implícita en la sonrisa, nuevos mundos escondidos en una mirada, caricias en busca de huella, besos a la espera de unos labios, la piel atrapada en el deseo, la ilusión instalada en el corazón.

Qué fácil resulta la comunicación sin palabras confiando en la comprensión ajena. Debe saber …… Sabrá. Cuánto se complica todo a la hora de saber qué decir, cómo explicar, cuándo callar.