Una vida en blanco, un mañana sin hoy

Llevaba años sin ver a María, la casualidad las hizo coincidir de improviso. Fue un agradable encuentro como tantos otros en el pasado y la empatia de siempre las hizo cómplices como antaño. El tiempo no había sido benévolo con su amiga, profundas marcas le surcaban el rostro, de la expresión, en otra época soñadora, no quedaba ni rastro y la sonrisa, entonces dulce y maternal, se había apagado. De inmediato se sumergieron en una rápida puesta al día general, sin pararse a profundizar demasiado en ningún aspecto concreto, saltando de una cosa a otra sin aparente orden, llevadas por la alegría de la coincidencia. En un momento de la animada conversación un hombre, a primera vista desconocido y desorientado, se acercó inquieto:

¿Quien?,…..  ¿Quien?

Ella le posó los dedos en la boca suavemente, con infinita ternura. No cruzaron más palabras, lentamente retrocedió en silencio hasta situarse de nuevo a sus espaldas sin que en aquel rostro ausente apareciera expresión alguna.486792_10201313490827834_447475027_n (5)

“Mario esta mal. No conoce a ninguno de los chicos y a mi solo a veces. Tiene momentos en que me pregunta una y mil veces por María. Le da miedo que nos encuentre juntos y hacerle daño. – La quiero mucho – dice preocupado.

Cuando la inquietud le domina, salgo de casa y hago como si llegara de la calle en ese momento. Grito: “Ya estoy aquí”. Entonces el, sonríe tranquilo”.

Retoman la conversación entre anécdotas y crueldades de una implacable enfermedad que priva al ser humano de memoria y reduce la vida a un aquí y ahora sin ningún sentido. Fue entonces, cuando mirándola directamente a los ojos, con una infinita tristeza firmemente arraigada en el corazón, afirmó sin vacilar:

”No he hecho nada en la vida. Lo dejé todo aparcado a la espera de la ansiada jubilación y cuando apenas faltaban dos meses, le diagnostican una demencia”.

Demoledoras palabras seguidas de un silencio que habla de dolor, desconsuelo y soledad. Han pasado varios días pero aún hoy sus palabras le resuenan en la cabeza al igual que la breve despedida:

“Ya solo queda esperar”.