El mundo de las subastas con Consuelo Duran (I)

El apellido Duran esta unido irremediablemente al mundo del arte, al gusto por las cosas hermosas. Entramos en  la Sala de Subastas a través de la joyería, entre deslumbrantes brillos nos dirigimos al primer piso donde habita la historia. Allí, mudos testigos de épocas pasadas cuelgan de las paredes, llenan rincones o cubren el suelo a nuestro paso.

Fotos: Mercedes De Soignie

Fotos: Mercedes De Soignie

Uno de los grandes éxitos de la sala es el equipo que allí trabaja encabezado por David y Consuelo Duran, herederos de una pasión que corre por sus venas. Acompañados por una anfitriona de lujo, fuimos partícipes del entusiasmo de sus palabras, testigos del brillo en sus ojos al contemplar algunos objetos mientras comentaba historia, características y peripecias de alguna pieza hasta llegar aquí.

Más allá de la experiencia, amplia al pertenecer a esta familia, de haber vivido en este mundo desde siempre, de los conocimientos de la carrera de Arte y de una dilatada trayectoria donde el estudio, la curiosidad le ha llevado a profundizar en el pasado. Consuelo cuenta con un agudizado olfato para descubrir piezas muchas veces perdidas en el anonimato, en la exuberancia de algunos ambientes o a la sombra de otras más deslumbrantes.

El abanico de posibilidades en las subastas es prácticamente infinito, todo es objeto de subastarse y para todo hay un coleccionista o simplemente alguien con afán de adquirirlo. Pintura,decoración, alfombras, joyería, moda, complementos o temas más minoritaria como la arqueología, monedas, son algunos ejemplos de un  largo etcétera. También en este singular mundo existen modas o tendencias y así el mueble español del siglo XVII, antaño muy apreciado, actualmente vive momentos bajos.

IMG_1810

Cuando una pieza se exhibe en la sala ha pasado un proceso cuya duración varía según el caso. Unas llegan directamente de la mano de los propietarios, en otras ocasiones precisan de un desplazamiento por parte de algún integrante del equipo de profesionales para su examen. Este proceso es uno de los favoritos de Consuelo, la búsqueda y descubrimiento de lo no siempre evidente o a la vista.

En ocasiones, no es posible una valoración sobre la marcha, precisándose un estudio más pormenorizado, incluso de terceras personas. Deben tenerse en cuenta posibles desperfectos, peculiaridades, incluso pelos u otras imperfecciones a la hora de la tasación. Una vez llegado a un acuerdo económico, las piezas se exhiben durante diez días en la Sala para que el público pueda verlas, conocerlas y apreciarlas.

Desde 1984, año en que Consuelo empezó a trabajar, son muchas las personas que por aquí han pasado. Unas lo hacen de forma puntual, otras se van deshaciendo poco a poco del patrimonio o de una testamentaria. En ocasiones, los herederos no ven valor en los objetos heredados o no se adecuan a su estilo de vida.

Las subastas tienen ahora un magnífico soporte de difusión en la red, y entre los proyectos de la Sala Duran esta la futura celebración on line que ampliaría aún más el mercado.

IMG_1806

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s