Sobre mis tacones

La madrugada le sorprendió entre risas y copas. No esperaba volver a verlo tan pronto, era halagador, pensaba mientras regresaba a casa.

Antes de salir había preparado, meticulosamente, una lista de posibles conversaciones ante momentos vacíos. Resulta violenta la falta de comunicación más allá de las palabras.

¿No temes mis silencios?

No, los escucharé.

Solía preparar listas con temas llevaderos que repasaba mentalmente como una parte más de los preámbulos. Ropa, maquillaje, pelo, posibles conversaciones ….

En un momento de la noche coincidieron con una de sus ex y tras cordiales presentaciones, tomaron unas copas juntos. Fue extraño lo bien que conectó con aquella mujer. Le gustó aún más que el.

Una gran velada pensaba mientras oía el eco de sus pasos sobre la acera. Tenía un mortal dolor de pies. No había nacido para llevar tacones y no dudaban en recriminárselo cada vez que se subía a unos.

Sumida en esos pensamientos, a pocos metros del portar, vio a un operario regando la acera. Recordó a Carmen Maura en aquella lejana escena, dividida entre el amor y el odio.

Una voz masculina se coló en su cabeza. “Lo siento, tiene que dar la vuelta”. “Perdón”, alcanzó a responder mientras una cortina de agua se interponía en el camino. ¿Dar la vuelta a qué? ¿Por qué no dirigía aquel potente chorro en otra dirección que no le impidiera el paso?

Aquí empezó un descabellado diálogo donde cada intento de seguir su camino se veía obstaculizado por aquél hombre manguera en ristre. No daba crédito, era tarde y deseaba bajarse de aquellos malditos zapatos en el calor del hogar. Todo resultó inútil, la escena por repetida no dejaba de ser absurda.

La idea de irrumpir a aquellas horas en la comisaría de la policía local, justo enfrente, para denunciar al trabajador del ayuntamiento era humillante. Cansada decidió seguir adelante.

En un duelo de habitantes de la noche, cruzaron miradas, apuraron intenciones hasta que, sintiendo salpicar el agua, aquel insolente individuo enfocó el torrente en otra dirección.

Hay noches donde la sorpresa acecha en cada esquina

Anuncios

2 pensamientos en “Sobre mis tacones

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s