¿Ser o estar?

El valor del tiempo varía según personas y realidades. Objeto de deseo y hasta de culto, se convierte en superfluo y desdeñable a golpe de ignorancia. Error común y paradójico en seres perennes, con desconocida e improrrogable fecha de caducidad. Nuestra prepotencia como especie, la pérdida de valores y conciencia nos lleva a olvidar la realidad, la vida está hecha de pequeños momentos.

Una buena conversación nunca fue ni será equiparable al animado parloteo sin sentido de personas vacías. El valor del silencio está por encima de la desesperación fruto de la soledad mal entendida. El calor de una sonrisa, caricia o mirada jamás se verá reflejada por emoticonos de serie o mensajes comprimidos.

Pararse en medio de la corriente para discernir entre lo urgente y lo importante, lo necesario y lo deseable, entre felicidad y comodidad, requiere conocimiento personal pero también consciencia del camino a seguir. El deseo de ser uno mismo, de saber dar para recibir, de ser fiel a sentimientos y sentidos, no siempre es cuestión de tiempo sino más bien de la consecución de una serie de pasos en un transitar tortuoso, de aceptar pagar el precio implícito, el dolor exigido.

 

 

???????????????????????????????

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s