Desarmando la Navidad

Me declaro oficialmente agotada y lo digo abiertamente sin asomo de reparo ante irónicos comentarios sobre el peso de la edad, el paso del tiempo o similares.
Realmente es cuestión de años pero no en el sentido pretendido sino en relación con saber lo que uno quiere y valora. No me gustan las celebraciones impuestas, no comparto la obligación institucionalizada de ser feliz en fechas predeterminadas. Estoy cansada de ponerme ciega a comer y beber porque la abundancia gastronómica estos días es sinónimo de bonanza mal entendida, de medir el amor al prójimo por el tamaño y número de regalos. Además, reconozco mi falta de condescendencia a la hora de abrir los míos. No quiero cosas prácticas, ni tonterías, ni nada que los demás consideren debería tener o poner, ignorando el gusto y necesidades reales del sujeto receptor, en este caso yo.
Me gusta compartir el tiempo con gente importante en mi vida durante todo el año sin tener que participar en el maratón de cenas y comidas navideñas, baremo al uso de popularidad y éxito social. Quizás la diferencia radica en que precisamente en estas fechas las ausencias son más sentidas aún si cabe.
Deseo de corazón todo lo mejor para la mayor parte de mi entorno pero igualmente pido justicia en este mundo, porque lo de purgar en el otro me provoca un inmenso recelo. Agradezco los buenos deseos que me incluyen aunque el día ocho de enero la realidad siga siendo la misma.

images

Anuncios

2 pensamientos en “Desarmando la Navidad

  1. Pingback: Desarmando la Navidad | up45

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s